¿Tenemos una cita?:

Responder
Avatar de Usuario
lolamar
Repostera-pastelera/o
Repostera-pastelera/o
Mensajes: 916
Registrado: Mié 27 Jun 2007 02:00
Ubicación: Pues en tó el centro

Re: ¿Tenemos una cita?

Mensaje por lolamar » Vie 28 May 2010 19:29

Hoy toca cita física en carne y hueso, para los foráneos y arrimaos que les pille cerca:

Imagen

Que ya está "realmente" inaugurada y ha llovido y todo :burla: . ¡A ver si así nos deja el resto de los días sin agua! :porfavor:

Avatar de Usuario
Popeye67
Repostera-pastelera/o
Repostera-pastelera/o
Mensajes: 698
Registrado: Mié 16 Ene 2008 02:00
Ubicación: Sevilla

Re: ¿Tenemos una cita?

Mensaje por Popeye67 » Vie 28 May 2010 20:11

Aquí va una cita, otra vez muy larga, en esta ocasión de El Asedio, de Arturo Pérez-Reverte. La coloco en un spolier por si alguien se lo está leyendo, o lo quiere leer, ya que, entre otras cosas, aclara el resultado del duelo al que me referí en el post que puse del hilo ¿Qué lees?, que puede servir de introducción.

No la pongo por su calidad literaria (no me atrevo a discutir sobre eso: soy el menos indicado) sino porque lo que ocurre en ella me gusta. Mucho.
Spoiler: Mostrar
Sigue lloviendo confeti desde el piso de arriba, con efectos de nevada multicolor entre la luz de las bujías. Quitándose un guante, Lolita Palma retira unos papelillos de su copa y bebe despacio, a sorbos. Son muchas las máscaras que alcanza a ver desde donde está sentada: elegantes o no, delicadas, ingeniosas o vulgares; pero también gente vestida de diario, a cara descubierta. Y mientras pasea la vista por el salón, observando rostros e indumentarias, descubre a Pepe Lobo.

-¿Ése no es tu corsario? –pregunta Curra Vilches, que por casualidad ha seguido la dirección de su mirada.

-Sí, es él.

-¡Oye!... ¿Dónde vas?

Nunca llegará a saber Lolita Palma –aunque se lo preguntará el resto de su vida- qué la llevó esta noche de Carnaval en el café de Apolo a levantarse, para sorpresa del primo Toño y Curra Vilches, y acercarse a la mesa de Pepe Lobo al amparo del antifaz y la capa de dominó. Puede que sea la tercera copa de rosolí la que le inspira esa audacia; o tal vez la embriaguez por cuya orilla se desliza, tan libera y serena que afila sus sentidos en vez de embotárselos, provenga de la música, la nevada de papelillos de colores que llena de espacio corpóreo, irreal, entre las voces alegres y el humo de tabaco que flota en el aire, la distancia que los separa. El capitán de la Culebra está solo, aunque Lolita observa al acercarse que sobre el mármol de su mesa hay una botella y dos vasos. Viste la habitual casaca azul con botones dorados, abierta sobre un chaleco blanco y una camisa cuyo cuello rodea un ancho corbatín negro, y observa el ambiente del café con aire divertido, aunque un poco al margen; sin participar demasiado en la alegría que lo rodea. Al percatarse de una presencia cercana, Lobo alza la vista y ve a Lolita, justo en el momento en que ella se detiene. Los ojos verdes del marino, chispeantes a la luz de las bujías, la recorren de abajo arriba, hasta el antifaz y la capucha de seda negra que ella se ha subido mientras se acercaba. Luego vuelve a mirarla de arriba abajo. Es evidente que no la reconoce.

-Buenas noches, máscara –dice sonriendo.

El gesto, súbito, abre una brecha blanca entre las patillas espesas y morenas, en la piel atezada por el mar. Sin levantarse ni dejar de mirarla, Lobo se inclina un poco sobre la mesa, vierte aguardiente en su vaso y se lo ofrece a Lolita; y ésta, excitada por su propio atrevimiento –siente en ella las miradas horrorizadas de Curra Vilches y el primo Toño, que la vigilan de lejos-, lo acepta y lo lleva a los labios, bajo el antifaz, aunque apenas lo prueba: es un aguardiente fuerte, que quema la boca; con vago sabor a anís. Después le devuelve el vaso al marino, que sigue sonriendo.

-¿Eres muda, máscara?

Hay curiosidad en su tono, ahora. O interés. Lolita Palma, que se pregunta a quién pertenecerá el segundo vaso que hay en la mesa, permanece en silencio por miedo a que su voz la delate, con la agradable sensación de libertad, lindante con la osadía, que su disfraz le proporciona; y también con la certeza de que aquello no puede prolongarse mucho. Empieza a ser demasiado inconveniente. Y peligroso. Sin embargo, para su sorpresa, comprueba que está a gusto de esa manera, de pie ante la mesa de Pepe Lobo, mirándolo de cerca con descaro tras la protección del antifaz. Disfrutando de la proximidad de esos ojos que reflejan la luz, su cara de corsario crudo y guapo, la sonrisa paradójicamente seria y tranquila, tan masculina en su boca que ella siente deseos de tocarla. Lástima que no haya baile aquí, se dice atolondrada. No me importaría bailar, y es algo que puede hacerse sin hablar. Sin las incómodas palabras, que tanto atan y a tanto comprometen.

-¿No quieres sentarte?

Niega con la cabeza, a punto ya de volver la espalda. En ese momento ve al teniente de la Culebra, el joven llamado Maraña, que se acerca desde lejos, entre las mesas. De él era el otro vaso. Es hora de irse, confirma. De regresar con Curra Vilches y el primo Toño, al mundo de lo razonable. Sin embargo, iniciado ya el movimiento de retroceso, Lolita Palma hace algo impremeditado, de lo que ella misma se escandaliza. Dejándose llevar por el impulso que la hizo levantarse y venir hasta aquí, rodea despacio la mesa y la silla donde está sentado Pepe Lobo, y mientras pasa a su espalda desliza un dedo de la mano enguantada por los hombros del marino, rozando el paño de su casaca. Después, al irse, tiene ocasión de advertir, de soslayo, la mirada desconcertada que el hombre le dirige.

El camino hasta su mesa se hace interminable. A la mitad, siente una presencia a su lado, una mano que la toma por la muñeca.

-Espera.

Ahora sí que tengo un problema, piensa mientras se detiene y vuelve el rostro, repentinamente serena. Los ojos verdes están a una cuarta de los suyos, mirándola intensamente. Lolita lee en ellos curiosidad, y también asombro.

-No te vayas.

Ella sostiene su presencia próxima sin alterarse. El licor que circula suavemente por sus venas le facilita un arrojo y una sangre fría desconocidos hasta hoy. La mano del hombre, que aún no ha soltado su muñeca, es firme y la sujeta con la presión justa, sin oprimir demasiado. Reteniéndola más con el ademán que con la fuerza. Esa mano, piensa ella fugazmente, disparó contra Lorenzo Virués, dejándolo inválido para el resto de su vida.

-Suélteme, capitán.

Es entonces cuando Pepe Lobo la reconoce. Lolita puede seguir en sus facciones cada una de las fases del proceso: sorpresa, incredulidad, estupor, embarazo. La muñeca ha quedado libre.

-Vaya –murmura él-. Yo…

Por alguna oscura razón, ella disfruta de su momento de triunfo. De la confusión del hombre, cuya sonrisa se ha extinguido igual que si mataran de golpe una luz. Ahora él vuelve el rostro a uno y otro lado, pensativo, como si buscara comprobar cuánta de la gente que los rodea participa del engaño. Después la mira muy serio. Seco.

-Lo siento –dice.

Se diría un muchacho al que acaban de reprender, decide ella. Vagamente conmovida por cierta ráfaga de inocencia que ha creído advertir, un instante, en la expresión del corsario. Una breve mirada, tal vez. La manera casi infantil de abrir un poco más los ojos, desconcertado. Quizá miraba así de niño, piensa de pronto. Antes de marcharse al mar.

-¿Se divierte, capitán?

Ahora es él quien no responde, y Lolita siente una excitación interior, singular. La certeza de un vago poder sobre el hombre que tiene delante. Algo que parece diluido en sus atavismos de mujer, hechos de carne y de siglos. Observa la barba que, tras un afeitado de hace varias horas, empieza a despuntar, oscureciendo el mentón duro, sólido, entre las patillas que llega casi hasta las comisuras de la boca. Por un instante se pregunta a qué olerá su piel.

-Ha sido una sorpresa encontrarlo aquí.

-Pues imagínese la mía.

Los ojos verdes han recobrado su aplomo. Vuelven a chispear en ellos las bujías de la sala. Curra Vilches, suponiendo que algo no va como es debido, se ha levantado desde la mesa y viene hasta ellos. Lolita alza una mano, tranquilizándola.

-Todo está bien, cantinera.

La mirada de Curra va de uno a otro, interrogante, a través de los agujeros de su máscara.

-¿Seguro?

-Completamente. Dile al torero borrachín que voy a tomar un poco el aire… Hay demasiado humo aquí.

Un silencio. Después, la voz de la amiga suena estupefacta.

-¿Sola?

Imagina Lolita su boca abierta bajo la máscara de cartón con el mostacho pintado, y está a punto de echarse a reír. No es corriente embarullarle los papeles a Curra Vilches.

-Tranquilízate. Me escoltará el caballero.

El Asedio (Arturo Pérez-Reverte)
¿Qué pasará a continuación? :duda: :lol:
lolamar escribió: Que ya está "realmente" inaugurada y ha llovido y todo :burla: . ¡A ver si así nos deja el resto de los días sin agua! :porfavor:
Lola, la lluvia en la Feria del libro en Madrid es como la que se carga los farolillos de la feria de Sevilla. Siempre, pero siempre siempre, llueve.

Avatar de Usuario
yerbabuena
Subjefa/e de cocina
Subjefa/e de cocina
Mensajes: 2264
Registrado: Vie 21 Nov 2008 22:05

Re: ¿Tenemos una cita?

Mensaje por yerbabuena » Vie 28 May 2010 23:45

Puritito perezreverte :) ... qué le gusta un roneo :D

lolamar escribió:Que ya está "realmente" inaugurada y ha llovido y todo :burla: . ¡A ver si así nos deja el resto de los días sin agua! :porfavor:
Y a ver si pillamos un hueco entre que te mojas y que te cueces :wink:

Avatar de Usuario
Popeye67
Repostera-pastelera/o
Repostera-pastelera/o
Mensajes: 698
Registrado: Mié 16 Ene 2008 02:00
Ubicación: Sevilla

Re: ¿Tenemos una cita?

Mensaje por Popeye67 » Sab 29 May 2010 00:15

yerbabuena escribió:Puritito perezreverte :) ... qué le gusta un roneo :D
:lol: :lol: :lol: :lol: :lol: :lol: :lol: :lol: :burla:

Y a ver si pillamos un hueco entre que te mojas y que te cueces :wink:
Así que con minikedadas, ¿eh? :bate: y nada menos que en la feria del libro ¿eh? :bate: y uno aquí, a tropecientos kilometros de distancia :cry: :cry:

Avatar de Usuario
yerbabuena
Subjefa/e de cocina
Subjefa/e de cocina
Mensajes: 2264
Registrado: Vie 21 Nov 2008 22:05

Re: ¿Tenemos una cita?

Mensaje por yerbabuena » Dom 30 May 2010 14:34

El caso es que a veces... :nodigona:

:D :D :beso:



Es un fragmento de un artículo:

El síndrome del coronel tapioca. XLSemanal - 10/1/2010


[...]

Esa irreal percepción del viaje, las emociones y la aventura, alcanza extremos ridículos. Si un turista se ahoga en el golfo de Tonkín porque el junco que alquiló por cinco dólares tenía carcoma, a la familia le falta tiempo para pedir responsabilidades a las autoridades de allí -imagínense cómo se agobian éstas- y exigir, de paso, que el Gobierno español mande una fragata de la Armada a rescatar el cadáver. Todo eso, claro, mientras en el mismo sitio se hunde, cada quince días, un ferry con mil quinientos chinos a bordo. Que busquen a mi Paco en la Amazonia, dicen los deudos. O que nos indemnicen los watusi. Lo mismo pasa con voluntarios, cooperantes y turistas solidarios o sin solidarizar, que a menudo circulan alegremente, pisando todos los charcos, por lugares donde la gente se frota los derechos humanos en la punta del cimbel y una vida vale menos que un paquete de Marlboro. Donde llamas presunto asesino a alguien y tapas la cara de un menor en una foto, y la gente que mata adúlteras a pedradas o frecuenta a prostitutas de doce años se rula de risa. Donde quien maneja el machete no es el indígena simpático que sale en el National Geographic, ni el pobrecillo de la patera, ni te reciben con bonitas danzas tribales. Donde lo que hay es hambre, fusiles AK-47 oxidados pero que disparan, y televisión por satélite que cría una enorme mala leche al mostrar el escaparate inalcanzable del estúpido Occidente. Atizando el rencor, justificadísimo, de quienes antes eran más ingenuos y ahora tienen la certeza desesperada de saberse lejos de todo esto.

[...]



Arturo Pérez-Reverte

Avatar de Usuario
Popeye67
Repostera-pastelera/o
Repostera-pastelera/o
Mensajes: 698
Registrado: Mié 16 Ene 2008 02:00
Ubicación: Sevilla

Re: ¿Tenemos una cita?

Mensaje por Popeye67 » Dom 30 May 2010 16:28

Sí, a veces suelta verdades como puños...

:plas: :plas: :plas: :plas: :plas: :plas:

Avatar de Usuario
lolamar
Repostera-pastelera/o
Repostera-pastelera/o
Mensajes: 916
Registrado: Mié 27 Jun 2007 02:00
Ubicación: Pues en tó el centro

Re: ¿Tenemos una cita?

Mensaje por lolamar » Lun 31 May 2010 13:18

Popeye67 escribió:
yerbabuena escribió:Y a ver si pillamos un hueco entre que te mojas y que te cueces :wink:
Así que con minikedadas, ¿eh? :bate: y nada menos que en la feria del libro ¿eh? :bate: y uno aquí, a tropecientos kilometros de distancia :cry: :cry:
¡Aquí el marinero borracho las pilla al vuelo! :burla: Pos si no venís es porque no os da la real gana, leñe, que la Feria es una excusa como otra cualquiera para tirar de AVE y darse un garbeo por el Retiro con l@s amig@s foreriles ¿o no? :anda-ya: El hueco se hace tó lo grande que haga falta, que libros hay de sobra :lol: :lol: :lol:

:beso: :beso:

Avatar de Usuario
lolamar
Repostera-pastelera/o
Repostera-pastelera/o
Mensajes: 916
Registrado: Mié 27 Jun 2007 02:00
Ubicación: Pues en tó el centro

Re: ¿Tenemos una cita?

Mensaje por lolamar » Lun 31 May 2010 13:20

Aprovechando que tal dia como hoy, en 1990, José Hierro ganó el Premio Nacional de las Letras Españolas, aquí suelto uno de sus poemas:

Así era
Canta, me dices. Y yo canto.
¿Cómo callar? Mi boca es tuya.
Rompo contento mis amarras,
dejo que el mundo se me funda.
Sueña, me dices. Y yo sueño.
¡Ojalá no soñara nunca!
No recordarte, no mirarte,
no nadar por aguas profundas,
no saltar los puentes del tiempo
hacia un pasado que me abruma,
no desgarrar ya más mi carne
por los zarzales, en tu busca.

Canta, me dices. Yo te canto
a ti, dormida, fresca y única,
con tus ciudades en racimos,
como palomas sucias,
como gaviotas perezosas
que hacen sus nidos en la lluvia,
con nuestros cuerpos que a ti vuelven
como a una madre verde y húmeda.

Eras de vientos y de otoños,
eras de agrio sabor a frutas,
eras de playas y de nieblas,
de mar reposando en la bruma,
de campos y albas ciudades,
con un gran corazón de música.

De "Alegría", 1947

Avatar de Usuario
yerbabuena
Subjefa/e de cocina
Subjefa/e de cocina
Mensajes: 2264
Registrado: Vie 21 Nov 2008 22:05

Re: ¿Tenemos una cita?

Mensaje por yerbabuena » Mar 01 Jun 2010 12:50

lolamar escribió:¡Aquí el marinero borracho las pilla al vuelo! :burla: Pos si no venís es porque no os da la real gana, leñe, que la Feria es una excusa como otra cualquiera para tirar de AVE y darse un garbeo por el Retiro con l@s amig@s foreriles ¿o no? :anda-ya: El hueco se hace tó lo grande que haga falta, que libros hay de sobra :lol: :lol: :lol:

:beso: :beso:
Eso eso! :D :D

:beso: :beso:

Avatar de Usuario
yerbabuena
Subjefa/e de cocina
Subjefa/e de cocina
Mensajes: 2264
Registrado: Vie 21 Nov 2008 22:05

Re: ¿Tenemos una cita?

Mensaje por yerbabuena » Mar 01 Jun 2010 19:40

.

Hin al Quabdaq


........Soy de Al Quabdaq,
........la Ciudad de los Manantiales,
........hija subálvea bajo la sierra

.......géiser
.....ratos
....a
...y

si a tu vara invoco,
amor mío, mi querido
....zahorí.



Carmen Camacho

Responder
  • Temas similares
    Respuestas
    Vistas
    Último mensaje

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro