Jump to content
Conéctate para seguir esto  
athenadental

Sonrisas de cine para la vida real

Puntuar este tema:

Recommended Posts

athenadental

Una bonita estética va unida también a una buena salud dental por lo que el binomio se convierte en obligado. La salud bucodental puede ser considerada la puerta de entrada del bienestar y la sonrisa es clave para la imagen que damos y la autoestima que tenemos; una de las mejores medicinas es tener seguridad al sonreír y disfrutar con ello. No tener una sonrisa bonita coarta en ocasiones uno de los placeres de la vida: compartir la risa. En nuestra tienda online Athenadental puedes ver todos los aparato de rayos xfresas dentalesturbina dentalautoclave dentalLámpara de Polimerización, los cuales facilitarán tu trabajo en tratamientos dentales.

 

La salud dental es clave para nuestra salud pero también lo es para nuestra autoestima.

 

La sonrisa es nuestra tarjeta de presentación; la autoestima nos hace pensar que necesitamos protegerla, cuidarla o atenderla para que esa tarjeta de presentación que nos acompaña sea lo más atractiva posible. Los antiguos galenos siempre decían que la boca era nuestro punto de vista inicial en cualquier estudio médico. Por la boca podemos conocer un montón de enfermedades y es un termómetro que nos explica cómo nos encontramos nosotros mismos, no solo físicamente sino incluso clínicamente. Es cierto que se han ido desgranando dos tipos de estudios, el de la boca por el lado de la odontología y el estudio de la medicina por otro, pero siempre han ido muy unidos.

 

A día de hoy, la salud bucodental es bastante regular y poco a poco nos vamos concienciando más. Las nuevas generaciones se fijan mucho más en su boca.

 

La prevención, como todo en salud, es fundamental. Prevenir antes que curar es importantísimo. Toda higiene, cuidados, atenciones, profilaxis que hagamos hará que nuestra boca perdure, sea sana y estéticamente la tengamos bien cuidada.

 

Las carillas como avance tecnológico para conseguir mejorar la estética dental.

 

Hoy tenemos la posibilidad de utilizar un tipo de carillas muy finas, casi tanto como una lentilla, de una cerámica especial, y que en dos sesiones se aplica todo el tratamiento.

 

No genera daño en el paciente, no se toca prácticamente el diente, se pule, no se utiliza anestesia, ni es necesario ningún pinchazo. Son tremendamente estéticas y resistentes, y pueden durar más de 20 años. A diferencia de las antiguas se puede comer de todo, salvo cosas como abrir una nuez con la boca, algo que, evidentemente, no se debe hacer ni con tus propios dientes.

 

La historia de las carillas comienza en Hollywood, los actores se colocaban unos decorados sobre los dientes para lucir más blancos y data de hace muchos años. La tecnología ha ido mejorando y nace como algo casi manual. La mayoría de los actores utilizan este tipo de carillas porque consiguen blancos muy altos que de otra manera no se conseguirían; se tapan irregularidades y huecos, alineación y simetría.

 

La estética busca la simetría, el ojo humano percibe como agradable la simetría. Es lo que buscan las carillas. A veces hasta se hacen pequeños retoques para que no sea del todo simétrico y parezca excesivamente retocado. También hay que decir que ya que el diente tiene una relación muy directa con el labio, se busca una armonía labio-diente para intentar hacer más bella una sonrisa.

 

Otras técnicas para conseguir la sonrisa perfecta

 

Una de las tendencias que ha revolucionado la estética dental es el sistema Damon. Esta técnica introduce los arcos dentro del bracket facilitando así el movimiento de los dientes y acortando considerablemente el proceso; menos citas y menos tiempo para obtener la sonrisa deseada. Se consigue una reducción de tiempos, de fricción del diente, y una alineación más rápida y natural de los dientes.

 

Estos brackets no tiene ligaduras, van pegados al diente y sobre él va un alambre. Además, al reducir la fricción se reducen también las molestias para el paciente.

 

El blanqueamiento es otra de las opciones para mejorar la estética dental, que consiste en decolorar o colorar el diente. Pero con los blanqueamientos a veces no se puede conseguir el resultado que espera el paciente, ya que lo que hace es cambiar el tono del propio diente. No obstante, se puede llegar a mejorar hasta cuatro o cinco tonos de ese diente y se consigue un aclaramiento, una brillantez mayor y un tono de blanco mucho más espectacular. El resultado puede durar un año.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Únete a la conversación

Puedes escribir el tema o contestación ahora y registrarte después. Si tienes una cuenta, conéctate para publicar con tu cuenta.
Nota:Tu publicación requerirá que un moderador la apruebe para que sea visible por todos.

Invitado
Responder en este tema...

×   Has pegado contenido con formato.   Borrar formato

  Only 75 emoji are allowed.

×   El contenido del enlace se ha mostrado de forma automática.   Mostrar sólo el enlace

×   Tu contenido previo ha sido restaurado.   Borrar todo el texto

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

Conéctate para seguir esto  



  • Últimos Temas

    • jalapa
      sana decisión 👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼   yo le llamo el gran desconocido 🤪
    • Guaxa
      Yo siempre que puedo la hago, no tiene nada que ver con la mejor de las comerciales, saludos!
    • Guaxa
      Que buena receta!!, muchas gracias por compartirla , la foto preciosa!!
    • Guaxa
      No conocía la receta, gracias !!
    • covaro
      No es solo volver a la infancia...es que no tiene naadaaa que ver con las compradas Creo que la voy hacer mañana...por tu culpa, ja,ja
    • Kanarita
      Behbeh ni ne acordaba de esta receta y mira que la preparé varias veces,  que rica 
    • Kanarita
      Te quedo fantástico  Me encanta  la forma 
    • Kanarita
      Que rico,  yo tampoco lo he echo nunca,  así que lo anoto para probarlo 
    • Kanarita
      Volvería a la infancia con gusto  pues tiene una pinta riquisima...   aunque la dieta me lo impide 
    • behbeh
      El otro día regresé sin querer a mi infancia. Tenía por la nevera medio kilo de tomates tonteando y como soy de la cultura de no se tira nada, decidí aprovecharlos para una salsa de tomate. Desde que Solís y Orlando inventaron ese bote tan cómodo que puede estar en la despensa hasta que se necesite, creo que en poquisimas ocasiones he preparado la salsa de tomate y el resultado fue un increíble recuerdo a aquella salsa casera que preparaba mi madre para cubrir un arroz en blanco acompañado de huevos. 😊😊😊😊😊😊   La receta que preparé fue ésta: 150 gramos de cebolla 2 dientes de ajo 60 gramos aceite de oliva 600 gramos de tomates muy maduros sal al gusto pimienta azúcar Orégano   Ponemos en el vaso de la Thermomix la cebolla y los dientes de ajo, trituramos 4 segundos a velocidad 4. Añadimos el aceite y sofreímos 8 minutos a temperatura varoma, velocidad 2. Mientras lavamos los tomates, los troceamos en cuartos y quitamos las partes duras. Incorporamos los tomates triturándolos 4 segundos a velocidad 4. Incorporamos orégano al gusto Añadimos sal, pimienta y azúcar a nuestro gusto. Programamos 20 minutos a 100º y velocidad 2. Una vez terminado este tiempo trituramos 10 segundos a velocidad 6     Y aquí una prueba del resultado  
×
×
  • Create New...